Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EL PESO DEL CABALLO

¿Cómo crees que es el aspecto de un caballo saludable? Quizás sea más evidente para la mayoría de nosotros asociar el aspecto de un caballo excesivamente delgado con la idea que algo no va bien. Y aún más si se trata de un caballo supuestamente atendido y cuidado por alguna persona responsable. Si llamamos al veterinario, nos hará un chequeo -boca – desparasitación – analítica – alimentación . En muchas ocasiones lo que falla es esto último, la alimentación, o no es adecuada en cantidad o no es la que el caballo necesita en nutrientes y calidad de los mismos. En cambio, cuando vemos un caballo “rellenito”, con sus formas redondeadas, no nos preocupa tanto su salud, por lo menos a primera vista, cuando muchas veces estos caballos tienen probabilidades muy altas de tener alguna patología y muy seria.

 

PESANDO A NUESTRO CABALLO

Es recomendable conocer el peso de nuestro caballo, para la administración de fármacos, desparasitaciones y para establecer sus requerimientos nutricionales, que serán diferentes de acuerdo a variables como edad, patologías o nivel de actividad física realizado y características de la misma.

Existen varias formas de pesar a tu caballo, unas más complicadas que otras, pero existen algunas que son accesibles para todos nosotros, y podemos probarlas.

 

CÁLCULO EN KG

 

1.- ¡Coge la cinta métrica!

 

  1. Mide la longitud del caballo, en línea recta desde la punta del hombro hasta la tuberosidad isquiática

 

  1. Mide la circunferencia del caballo a la altura de la cruz, aproximadamente 4 dedos detrás de la extremidad anterior

 

  1. ¡A calcular! Utiliza la siguiente fórmula:

 

PESO DEL CABALLO EN KG:

circunferencia (cm)  x circunferencia (cm) x longitud (cm) / 11900

 

 

 

 

2.- Utiliza la cinta métrica preparada para pesar caballo

Es más fácil, no tienes que hacer cálculos, pero es más cara y si no eres profesional y sólo la vas a utilizar con tu caballo, tal vez no te interese adquirirla. Pero es bueno que sepas que ya existen cintas métricas con la conversión a Kg o a pulgadas realizada.

 

Sólo tienes que medir la circunferencia del caballo a la altura de la cruz, aproximadamente 4 dedos por detrás de la punta del codo. En ese punto la cinta te dará inmediatamente el peso del caballo.

 

CONDICIÓN CORPORAL – Escala de Henneke

 

En 1984 Don Henneke desarrolló un sistema para establecer la condición corporal de los caballos creando así un sistema estandarizado para evaluar el peso del caballo mediante la visualización y la palpación de 6 áreas determinadas en el cuerpo del caballo. La puntuación de esta escala va del 1 al 9, siento el 1 el caso más extremo de delgadez y el 9 el caso más alto en acumulación de grasa.

 

Para realizar el examen de condición corporal de Henneke, debemos observar las áreas donde el caballo tiende a acumular depósitos de grasa así como palparlos y comprobar el grosor y textura de la zona. Estas áreas son el cuello, la cruz, el dorso, las costillas, el hombro y los cuartos traseros. Sabemos que existen ciertas predisposiciones genéticas, pero aun así, determinamos la escala atendiendo a las 6 áreas específicas.

 

1.- Extremadamente delgado, caquéctico, se aprecian los procesos espinosos y se marcan las costillas, sacro y la punta del hombro

2.- Delgado, con un ligero tejido que cubre los huesos. Siguen siendo prominentes las costillas, el sacro, el hombro. Está muy delgado, pero no es tan extremo como el anterior

3.- Continúa delgado pero existe algún tejido graso en el dorso, las costillas, sacro y punta del hombro son todavía prominentes

4.- Moderadamente delgado, el cuello y la cruz no se ve exageradamente delgado y las costillas y el dorso tienen tejido que los cubre, la punta del hombro no se observa prominente

5.- La columna y las costillas no se ven pero si se pueden palpar, el cuello, los hombros y la cruz están más redondeados

6.- Se observan depósitos de tejido graso en la cruz, el cuello y el hombro. Las costillas se han rellenado también de un tejido más esponjoso así como el sacro

7.- Existen depósitos grasos en las costillas, columna, dorso, sacro cuello y hombro

8.- Las costillas no se palpan y existe mucho depósito en la cruz, sacro, cuello y hombro

9.- Extremadamente obeso, no se pueden observar ni palpar las costillas, el dorso, cruz, sacro y hombro están cubiertos completamente por tejido graso, el cuello se observa sin forma y abultado por el tejido acumulado en él

 

 

 

áreas específicas dónde debemos observar y palpar para determinar la condición corporal según la escala de Henneke

Para entrenarnos en la valoración de la condición corporal, sólo hay una forma…observar, observar y observar caballos y más caballos, y palpar y sentir el tejido. ¡Todo es práctica y entrenamiento de nuestros sentidos y nuestra percepción!

En la primera imagen, no podemos apreciar las costillas, tampoco la punta del hombro, el dorso está redondeado, al igual que la grupa. Aunque hay tejido adiposo no observamos pliegues ni bultos como en otros caballos obesos. Tal vez podríamos darle una puntuación de 7 en la escala de Henneke, pero también debemos tener en cuenta que es más fácil aplicar una puntuación totalmente baja, porque la delgadez es muy evidente, o una escala alta porque es un caballo extremadamente obeso. En los puntos intermedios, a veces pasar de un punto a otro, para una persona que no esté acostumbrada a hacer este tipo de valoraciones a diario, puede ser más complicado y subjetivo. Lo que importa en que vayamos observando las diferencias.

En los dos caballos del medio se pueden observar las costillas, y con seguridad las palparíamos. En el castaño, el dorso está contraído, tal vez por dolor, pero la grupa y base de la cola la tiene más redondeada con tejido adiposo que el caballo tordo. Pero aún así, la punta del hombro es muy evidente. En el tordo podemos observar las tuberosidades sacras en el dorso y como desde ahí, hay una curva que se hunde hacia la parte más craneal. Podrían encontrarse entre un 3 y un 4 de Henneke.

El caso de la derecha es el más evidente de todos. De hecho, presenta heridas y laceraciones en los puntos óseos de apoyo. Se puede apreciar prácticamente la estructura ósea del animal. Tal vez si la escala de Henneke nos permitiera otorgar puntos en negativo, este podría ser uno de ellos…Este caballo no podía casi ni mantenerse en pie, pero con unos buenos cuidados veterinarios y la nutrición adecuada se recuperó totalmente.

A veces, la postura o la conformación  pueden confundirnos y distorsionar la imagen del caballo que observamos a primera vista, pero nosotros debemos fijarnos y prestar atención a los depósitos grasos en las seis zonas especificadas para la valoración.

 

En base a su condición corporal, edad, actividad física, sus patologías, puedes determinar cuáles son sus requerimientos nutricionales y establecer así un programa de nutrición adecuado a tu caballo. Consulta a los especialistas veterinarios y nutricionales para que te orienten sobre cuál es la mejor alimentación para tu caballo

“La vida tiene otro color con un caballo a tu lado”